Albert Gil López | ¿Hemos llegado a un punto de no retorno?

¿Hemos llegado a un punto de no retorno? Esta mañana, después de conocer la muerte de la exalcaldesa y senadora del PP, Rita Barberá, la red se ha vuelto a inundar de usuarios que han empezado a reaccionar divididos, como normalmente pasa cuando tiene lugar un suceso parecido, entre el luto, las muestras de respeto, la indiferencia o los chistes fáciles, las descalificaciones y los insultos.

¡Que se joda! Quizás esta sea la frase más escuchada hoy en redes sociales. Creo que voy a ser de las personas que se mantienen en una posición de indiferencia, si es que las hay, y voy a escribir una reflexión acerca de las reacciones que ha tenido hoy la gente. No pretendo descalificar el trabajo y esfuerzo de una persona que ha dedicado toda su vida a esta profesión, simplemente destaco el hecho ineludible de que la gente esta cansada.

La gente no aguanta más. Prácticamente a diario oímos y leemos noticias desagradables que hacen que pensar sobre la dinámica y el contexto en el que nos encontramos actualmente. La gente está harta del sistema. La gente quiere soluciones que reviertan esta situación. A lo mejor es que esto ya está integrado en nuestro ADN.

¿Hemos llegado a un punto de no retorno? Comisiones, sobres, tramas de corrupción, escándalos públicos, políticos incompetentes… ¿Acaso veis extraño la reacción de la gente? La red simplemente muestra la sociedad de hoy en día, la sociedad española y sus diferencias. Quizás sea demasiado burlarse de la muerte de una persona. ¿Habéis pensado en su familia? Quizás sea demasiado mostrar respeto a una trayectoria profesional como la de Rita. Quizás sea demasiado.